Subscripción electrónica

miércoles, 9 de agosto de 2017

El “populismo” latinoamericano, un fantasma duro de matar – Por Rafael Cuevas Molina


Contra Cristina, contra Lula, contra las elecciones venezolanas hay una campaña furibunda, mentirosa, terriblemente agresiva y violenta. Es la guerra. Solo así puede verse, como la guerra. Pero es una guerra en curso en la que a veces se pierden batallas y otras veces se ganan. El fantasma de eso que la derecha ha llamado el “populismo” latinoamericano está resultando muy duro de matar.

Es evidente que eso que desde la derecha llaman, despectivamente, el “populismo” latinoamericano, y que nosotros preferimos llamar opciones nacional-populares, atraviesa un momento de dificultades. Esa derecha que lo trata y nombra tan despectivamente ha pasado a la ofensiva y ha reconquistado espacios de los que había sido desplazada por lo que podríamos catalogar como avalancha nacional-popular de la primer década del siglo XXI.




Después de casi veinte años de iniciado ese proceso nacional-popular, o progresista, o posneoliberal, o de izquierda, como quiera llamársele, debería hacerse un balance para identificar pros y contras, aciertos y yerros, fortalezas y debilidades, con vistas a consolidar propuestas hacia el futuro.

Es necesario pero también es importante. América Latina se transformó, durante las dos primeras décadas del siglo XXI, en el principal referente de alternativas frente al neoliberalismo, de donde se desprende que de su éxito o fracaso dependan en mucho las posibilidades de expansión o restricción de experiencias similares en la misma América Latina como en otras partes del mundo, especialmente Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario